RTFM – Fé de erratas

La historia de este sitio web no puede resumirse en breves palabras ni se pueden condensar las ideas aquí contenidas; no pueden realizarce dichas taresas sobre lo que no existe. Aún así, siempre es completamente posible efectuar un análisis del contenido con cierto rigor científico (aún cuando la semejanza esté más cercana al rigor mortis).

Dicha evaluación (porque cuando uno, o varios, analizan algo, como que están evaluando, o al menos creo que así es), para que sea válida, creíble y confiable, debe ser realizada por terceros (los que llegan cuartos tienden a ser sobornables), imparciales y confiables. Es por ésto que dicho análisis no ha sido efectuado.

La comprensión de las ideas que se puedan impartir desde este sitio web tienden a ser completamente abiertas, sencillas y directas. Aunque es necesario aclarar que este tipo de postura al escribir no deriva de una filosofía de vida ni de una secuela por un accidente de tránsito, sino de la imposibilidad directa de no poder involucrar mayor complejidad en el producto final. Es así como pueden, en ocasiones, tomarse pensamientos ajenos a modo de efectuar una presentación más fluida y concisa de ideas que, habitualmente, también pertenecen a otro, aunque siempre con un inmenso respeto y siempre efectuado a modo de homenaje al pensador original.

Es así que dentro de algunos pasajes de las páginas que aquí se ofrecían a público general se han introducido, por error, textos ajenos al original que pensábamos estábamos homenajeando. Lamentablemente no hemos sido capaces de poder ubicar las líneas a eliminar, por lo que la presente aclaración se refiere a todo lo que usted considere inapropiado, equivocado o de terceros.

El texto introducido equívocamente pertenece a R.T.F.M., cuyos valores, métodos y enfoques son simplemente repudiables.

Quizás se pregunte cómo es que fueron incluidos pensamientos que luego fueran op

A todos aquellos que, desconociendo la autoría del extracto, háyanse sentido identificados con dichos textos y viéranse afectados por la modificación (que aunque no se ha llevado a cabo, la intención persiste), nuestro más sincero deseo de un extenso sufrimiento agónico.

Nota adicional:

Debemos reconocer, y ésto está mencionado en plural porque cada vez que leo el blog siento que estoy leyendo textos de terceros, aún cuando realemente (o al menos a primera vista) los textos son realmente míos, sucediendo así que cada nueva intervención (como ésta), corrección (bueno, no tanto) o insulto (Censurado) que yo mismo agrego, la siento como completamente independiente de las anteriores, debemos reconocer, decía (y lo decía literalmente ya que debo leer previamente lo que escribo, una rara habilidad que noté desde niño), que de haber sido capaces de eliminarlos realmente no lo habríamos hecho ya que se corre gran riesgo de tener un blog vacío.

B.P.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Leave a Reply