“Ella y Él”, Drama pasional (Capítulo II)

(En nuestro capítulo anterior, “Él” conoce a “Ella”, quien le pide que cuide a sus enanos de jardín mientras va a buscar un chocolate. Froddo y su llorón amigo Sam, junto a Pippin y Merry, se van a un casino cercano). No sea vago, léa el capítulo anterior haciendo click aquí (en las letritas subrayadas).
(Todos los enanos desaparecen. Sam los acompaña de rodillas, llorando y repitiendo “Araña araña”. Por momentos se cae de bruces)
(Llega la vendedora)
“Ella”: Perdón la demora. ¿Dónde están mis enanos?
“Él”: (con cara de sorprendido) ¿Qué enanos? Yo no vi ninguno por aquí y hace rato que estoy esperando…
“Ella”: Creía que te los había dejado a tí.
“Él”: No, a mi no…
“Ella”: Deben ser las drogas…
“Él”: No, tampoco me dejaste drogas, pero quizás tenga algo para ofrecerte… ¿no te gusta que te golpeen? Es muy terapéutico…
“Ella”: Ignoraré ese comentario estúpido solamente porque… perdón, lo que quise decir es, ignoraré ese comentario, estúpido, solamente porque mi sexto sentido me dice que lo ignore… perdón, lo que quise decir es que mi sexto sentido me dice que te ignore. Los otros cinco sentidos me dicen que me das urticaria, que me das nauseas por el mal aliento que tenés y que sos más feo que mi tía gregoria que tiene una berruga peluda en los orificios nasales (es una sola berruga que abarca los dos orificios) y le salen pelos tan largos por las orejas que para que pueda oir hay que depilarla con cera.
“Él”: No me dan los números… de todos modos, es más o menos lo que me dice mi madre. Hablar contigo me recuerda mucho a ella. Quizás el hecho que tu remera tenga la foto de su cara y que el libro “Como hacer que el imbecil de su hijo se sienta una porquería sin gastar un dolar”, que lo escribió ella, también ayude.
“Ella”: Muy buen libro, mis felicitaciones a tu madre. ¿No tienes hermanos, no?
“Él”: No, ¿cómo lo supiste?
“Ella”: Porque el libro lo dice, pero quería una segunda opinión.

“Él”: Debo decirte que esta charla ha derivado en que quiero casarme contigo.
“Ella”: Bueno, por mí está bien.
(Un cura les habla a los dos)
“Cura”: Hola, pasaba por aquí y escuché que quieren casarse.
“Él”: Es correcto.
“Cura”: ¿La dama quiere confesarse antes de la ceremonia?
“Ella”: No gracias, queremos casarnos hoy.
“Cura”:(A “Él”) ¿Prometes pagar la pensión alimenticia de los hijos que ella tendrá con otro después que te abandone por otro que tenga más similitudes con un ser humano?
“Él”: ¡Sí, juro!
“Cura”: (A “Él”) ¿Prometes siempre avisar si tienes de volver a tu casa antes de la hora habitual?
“Él”: ¡Sí, juro!
“Cura”: (A “Ella”) ¿Prometes cumplirle todas sus fantasías sexuales y simular siempre haber quedado satisfecha sexualmente?
“Ella”: ¡Sí, claro!
“Cura”: (A “Ella”) ¿Prometes hacer alardes de su virilidad en todas las reuniones sociales, especialmente ante otras mujeres y ante sus amigos y compañeros de trabajo?
“Ella”: ¡Obviamente!
“Cura”: ¿No me preferís a mi antes que a este adefecio? ¿No te parezco sexy? ¿Sabías que debajo de la sotana no traemos nada? Las enfermeras nos robaron la idea a nosotros.
“Ella”: Puede ser. ¿Tenés fotos?
“Cura”: Tengo usuario en Facebook. Buscame por “elcuraquetecura@elmailcaliente.com. Es buenísima esa casilla, se me ocurrió por “La llama que llama”. ¿Sabías que si buscás “Llamas” en internet, te aparecen dos lindas llamas teniendo sexo? Es una imagen que está en http://www.buttonpol.comy que todo el tiempo le lleva visitas. Es buenísima esa foto.
“Él”: Yo también vi esa foto…
“Cura”: (A “Él”) ¿Acaso alguien te preguntó?… (A “Ella”) bueno, te decía, el blog también es muy bueno, yo entro todo el tiempo y hago comentarios. Tengo trabajo de Spammer. El otro que hace spam todo el tiempo es Carlanco. ¿Sabías que busqué en internet y Carlanco tiene un libro?
“Él”: Yo también vi ese libro en internet…
“Cura”: (A “Él”) ¿Podrías dejar de molestar?
“Ella”: Si, callate, ¡estúpido!
“Él”: Perdón, mal yo… (en voz baja) histéricos…
“Ella”: ¿Decías algo?
“Él”: No, nada, nada… (en voz más baja) histéricos dije, y qué…
“Ella”: ¿No te das cuenta que estamos a treinta centímetros y que te seguimos escuchando?
“Él”: ¡Ufa!
“Cura”: (A “Ella”) Perdón, me tengo que ir, acabo de recordar que hoy llega un nuevo monaguillo, jovencito él, y quiero darle una buena bienvenida. La primer impresión es la que cuenta. Me agregas en Facebook, ¿no?
“Ella”: Sí sí, cómo no. Vaya con Dios.
(El cura cruza la calle corriendo, pero tropieza y cae golpeando la cara contra el pavimento y pierde dos dientes)
“Él”: ¿Me puedes prestar algo de dinero? Creo que el cura me robó la billetera.
“Ella”: ¡Pero qué imbécil! ¡Quiero el divorcio!
(continuará…)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 2.3/5 (4 votes cast)
“Ella y Él”, Drama pasional (Capítulo II), 2.3 out of 5 based on 4 ratings

Leave a Reply