Sonría, lo estamos filmando

Al menos desde mi experiencia personal, siempre me ha parecido más dificultosa la tarea de determinar qué falta a qué es lo que sobra. Por ejemplo, podríamos decir que a mi sala de estar (el clásico “living”) le falta un sillón esquinero, un ventilador de techo o un Home Theater. ¿Pero qué impide decir que falta una muñeca inflable al lado de la puerta de entrada donde yo pudiera guardar mis llaves y donde los visitantes pudieran colgar sus abrigos (*)? ¿Qué vuelve inválido opinar que le falta un maniquí femenino de espaldas al suelo y sosteniendo con manos y rodillas una mesa de vidrio en el centro de la sala? ¿Por qué a la pared de los dormitorios no puede faltar un clásico vibrador dentro de una caja de cristal con un martillo colgando al costado y un cartel que rece “En caso de emergencia rompa el cristal”, o una cámara de vigilancia apuntando al inodoro en el baño con un cartel que diga “Sonría, lo estamos filmando”?

El espectro posible es abrumador, y esto tomando en cuenta solamente aquellos artículos que realmente estaría dispuesto a conseguir a un precio razonable, o que simplemente me falta instalar.

Es por esto que mi casa no está ordenada (en ningún sentido). Pero la falta de orden, en el sentido estricto de la palabra (**), permite que en el hipotético caso en que alguien sentenciara “Te falta cocoa”, mi respuesta fuera “Está en el tarro que tiene la etiqueta que dice ‘Lentejas'”; permite que ante el reclamo “Se acabó el arroz” yo me jactara “En el tarro de ‘Polenta'”; y que si preguntaran “¿Y la polenta?”, la respuesta más obvia fuera “Donde dice ‘Arroz'” (estos ejemplos iban a comenzar con el azúcar, pero cuando fui a verificar, el maldito tarro contenía exactamente lo que decía su etiqueta).

Deliberadamente, por tanto, equilibré la balanza de incertidumbre en cuanto a lo que hay y lo que no hay en mi casa; es igual de difícil determinar si realmente no tengo copas de vino o que simplemente están dentro del horno eléctrico, si se acabó el papel higiénico o si simplemente está en la pared de la ducha (a tres metros y medio del inodoro).

Así que teniendo en cuenta esto y que además poseo una memoria de mosquito intoxicado, ni siquiera yo conozco qué hay o qué falta en mi casa… excepto por una excepción (de ahí el “excepto”):

Falta mi cubo Rubik

Mi cubo Rubik lo compré con el objetivo real de ganar una apuesta: en una cantidad específica de meses sería capaz de armarlo con los ojos cerrados, luego de un simple vistazo a la situación original del cubículo cuadriculáceo. Claro que en los hechos nunca lo pude armar, ni siquiera con los ojos abiertos, pero eso por falta de interesados en apostar algo interesante en mi contra.En cuanto a apuestas, exijo siempre ser desafiado de modo original, como por ejemplo, que el perdedor deba saltar en paracaídas completamente desnudo del edificio más alto de la ciudad o similares. Las apuestas recibidas ofertando dinero o familiares femeninas en edad de merecer me son completamente poco interesantes (ojo, como apuestas, si vinieran de gratis, ¡Puf!).

He comprobado por el método científico que mi cubo Rubik es el único objeto que tiene un lugar específico en mi casa: no está donde debe, y antes estaba, y yo no lo toqué. Y lo que es peor, no lo encuentro por ningún lado. Ya busqué entre la ropa limpia (que está toda arrollada sobre el sillón de dos plazas que está en mi dormitorio), en donde está la leña (dentro del lavarropas) y en el sótano (que está en el techo de la casa). El cubo no aparece por ningún lado. En realidad tengo (o tenía) dos, uno extremadamente barato, de baja calidad, y otro “posta posta”. El que falta, obviamente, es el más caro. Justamente por esto que creo que hay gato encerrado. Y yo detesto a los gatos.

La poca organización en mi casa es solamente desafiada por la poca cantidad de visitas que recibo, lo cual acota enormemente el espectro de posibles culpables. Lamentablemente las filmaciones de seguridad no revelan el hecho delictivo ya que el crímen sucedió en otra habitación de la casa. Quizás hayan más faltantes en mi casa, pero que justo falte lo único que tiene un lugar determinado es bastante triste.

No quiero tener que recurrir a mis dotes de detective para encontrar al culpable (porque fallaría), por lo que insto al culpable a que se entregue y/o, preferentemente, que entregue el cubo.

Se gratificará la información fidedigna que ayude a esclarecer el hecho.

BP.

(*): La muñeca inflable estaría, de hecho, destinada a cumplir más de una función. Siempre quise subir a mi moto teniéndola como acompañante sin casco para averiguar si los inspectores de tránsito intentaban multarme por falta de protección.


(**): Orden.

(Del lat. ordo, -inis).

1. amb. Colocación de las cosas en el lugar que les corresponde.

(etcétera (***))


(***): Etcétera.

(Del lat. et cetera, y lo demás).

1. expr. U. para sustituir el resto de una exposición o enumeración que se sobreentiende o que no interesa expresar. Se emplea generalmente en la abreviatura etc. U. t. c. s. m.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.5/5 (4 votes cast)
Sonría, lo estamos filmando, 4.5 out of 5 based on 4 ratings

5 Responses to “Sonría, lo estamos filmando”

  1. hc says:

    ¿Cuánto hay de recompensa por ese cubo? … si la suma es interesante, podría aportar algún dato fidedigno…

    Lo que te impide tener una muñeca para colgar los abrigos, es lo mismo que impide que te compres una moto bastante más grande que la tenes actualmente, o un pool para poner en el living … ergo, una persona que insista lo suficiente …

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)
    • buttonpol says:

      Siempre estoy bien dispuesto a que alguien me de manija para elevar las prioridades de opciones existentes o nuevas completamente accesorias e innecesarias.

      VN:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0 (from 0 votes)
      • carlanco says:

        yo sabia que siempre estabas dispuesto para las manijas palancas y esas cosas

        VA:F [1.9.22_1171]
        Rating: 0 (from 0 votes)
  2. Romina says:

    Respecto al punto (*), avisanos cuando así salimos y te filmamos. Eso sí, lleva preservativo para sacarlo junto con una sonrisa reluciente cuando te digan que viajás tenés protección. Va a ser una de las últimas veces que uses la sonrisa reluciente, al menos intacta, por eso la cámara filmadora.

    Sobre la decoración con el maniquí…te estuviste castigando con la naranja mecánica de Kubrick el finde?

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)
    • buttonpol says:

      Ah, pero filmaciones con la muñeca tengo, solo que no me pareció adecuado subirlas acá… si tenés material podemos hacer intercambio.

      Y la verdad que no he visto, desconozco. ¿Son como las de la Coca Sarli?

      VN:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0 (from 0 votes)

Leave a Reply